Aumento de mama

El aumento mamario, técnicamente conocido como mamoplastia de aumento, es un procedimiento quirúrgico para mejorar el tamaño y la forma del pecho de la mujer.

Tratamiento

Es posible aumentar el tamaño del pecho una o varias tallas mediante la introducción de una prótesis debajo de la mama.

¿Quién es el candidato ideal para someterse a un aumento mamario?
Aquellas mujeres que desean aumentar el tamaño de sus mamas, bien porque consideran que su silueta actual es demasiado pequeña, que existe una desproporción entre ambas mamas o porque, a raíz de una pérdida de peso considerable o un embarazo, el pecho se ha quedado vacío.
Antes de la cirugía

Durante la primera consulta, evaluaremos el tamaño y la forma de tus mamas, la firmeza de la piel y el estado general de salud.

Contrastaremos las distintas técnicas quirúrgicas, se discutirá la forma y el tamaño deseado y las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para tu caso concreto. Deberás exponer tus expectativas de manera sincera y franca, para que el cirujano plástico detecte los puntos mas importantes y te muestre las alternativas disponibles para lograr el objetivo deseado, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas. También se te explicará cuál es el tipo de anestesia que se empleará, la necesidad o no de ingresar en la clínica donde se realice la cirugía y los costes de la intervención.

No olvides contar si eres fumadora o tomas alguna medicación o vitamina. No dudes en preguntar cualquier cuestión que se plantee, especialmente aquellas relacionadas con tus expectativas sobre los resultados.

Preparándose para la cirugía
Se le darán instrucciones acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, toma o supresión de medicamentos, vitaminas y suplementos de hierro y cese de tabaco. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle algunos dias.
Técnica quirúrgica y anestesia

El aumento mamario es una intervención relativamente corta, su duración será entre una y dos horas según el caso y normalmente bajo anestesia general, permaneciendo el paciente dormido durante la operación.

Se realiza a través de una pequeña incisión que se coloca alrededor de la areola, en el surco bajo el pecho o en la axila, dependiendo de la anatomía de la paciente. La incisión se diseña para que la cicatriz resultante sea prácticamente imperceptible. A través de esta incisión se crea un bolsillo donde se colocará la prótesis, directamente debajo del tejido mamario o debajo del músculo pectoral.

Tras la intervención se coloca una banda elástica y un sujetador (tipo deportivo) que deberá llevarse durante el primer mes.

Normalmente con una sola noche de ingreso es suficiente, dándose el alta al día siguiente.

TIPOS DE INCISIÓN
Después de la cirugía

Tras la cirugía de mamas, es normal encontrarse algo cansada y dolorida unos días, pero podrá hacer vida casi normal a los 4-5 días. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita por su cirujano plástico, aunque puedes notar molestias puntuales un par de semanas. Es normal tener una sensación de ardor en los pezones durante las dos primeras semanas.

Los puntos son reabsorbibles por lo que, de forma general, no hay que quitar puntos; el edema no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas.

Tras un aumento mamario se puede volver al trabajo en pocos días, dependiendo de la actividad que realice. Te daremos todas las instrucciones acerca de qué ejercicios puede realizar en cada momento; deberás evitar levantar objetos por encima de la cabeza durante 2 a 3 semanas. Al principio, las cicatrices estarán rosadas, aspecto que mejorará continuamente desde las 6 semanas. Los controles con ecografía y mamografía apropiados para cada mujer según edad pueden seguir realizándose, aunque se debe advertir la existencia de la prótesis. La operación no interfiere en la capacidad para dar de mamar en caso de embarazo.

¿Existen riesgos? ¿Hay garantías?

La cirugía de aumento mamario es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado.

Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados. En el aumento mamario se puede dar la contractura capsular, que ocurre cuando la cicatriz interna que se forma alrededor del implante se contrae en exceso, haciendo que la mama se vuelva más dura. Puede ser tratada de diversas maneras, requiriendo en ocasiones extirpar dicha cicatriz interna y recambiar la prótesis.

Otra complicación, propia de cualquier cirugía, es el hematoma que solo en casos concretos precisa de una nueva intervención para eliminar la sangre acumulada. Es extremadamente rara una infección alrededor de la prótesis. Algunas mujeres notan los pezones más o menos sensibles, e incluso, se puede perder la sensibilidad. Estos cambios suelen ser temporales, aunque en unos pocos casos serán permanentes. No existe evidencia de que las prótesis de mama afecten la fertilidad, el embarazo o la lactancia.

Las prótesis, ¿son para toda la vida?

Es infrecuente que las prótesis puedan romperse de forma precoz, si bien el riesgo de rotura aumenta con los años por el desgaste que pueda sufrir el implante. En caso de rotura, cuando la prótesis está rellena de suero, el líquido se reabsorbe rápidamente sin producir ningún daño, disminuyendo la mama de volumen en unas horas. Si está rellena de silicona lo normal en caso de rotura es que no haya ningún cambio, aunque en ocasiones se puede producir un aumento de tamaño o molestias en la mama afecta, el diagnóstico se hará por erogaría o resonancia magnética.

Con ambos tipos de prótesis, será necesario una nueva intervención para reemplazarla. No se puede dejar una prótesis implantada si tenemos sospecha de rotura, de no hacerlo puede desencadenar un siliconoma, es decir, una reacción fibrosa alrededor del material que ha salido, aunque hoy día con las prótesis de gel cohesivo se evitan las fugas y se minimizan los problemas derivados de ellos.

No existe evidencia científica probada de que las prótesis provoquen cáncer de mama o enfermedades del tejido conectivo.

Los resultados

Los resultados, tras un aumento mamario, suelen ser muy gratos para la paciente. Las revisiones periódicas por su cirujano plástico y las revisiones con ecografía permitirán que, si hubiese alguna complicación, sea detectada a tiempo y solucionada debidamente. La decisión de someterse a un aumento mamario es algo muy personal que no todo el mundo tiene por qué entender; si usted está satisfecha, la intervención habrá sido un éxito.

  • Tiempo quirúrgico

    La intervención de aumento de pecho suele durar de 60 a 90 minutos.
  • Anestesia

    Anestesia general.
  • Hospitalización

    Desde 12h - 24h después de la cirugía.
  • Drenaje

    Generalmente no necesario.
  • Recuperación

    Incorporación laboral a partir de la primera semana según profesión. Ejercicio 3-6 semanas.
  • Resultados

    Los resultados son inmediatos. Definitivos a los 3-4 meses.

Alta y seguimiento

Al alta se le proporcionará un número de teléfono directo con un Cirujano del Equipo Médico de Clínica Doctor Sicilia, para casos de urgencia y disponible las 24h. Además se realiza un detallado seguimiento postoperatorio con las curas necesarias para verificar que el tratamiento sigue una evolución favorable.

Nuestros partners

Allergan
MENTOR
Polytech
SEBBIN

Operaciones combinadas

Aumento de mamas

Abdominoplastia

Financiación

a tu medida

Pregúntanos por nuestras condiciones de financiación. Te lo ponemos muy fácil.


Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Si desea recibir en su email las últimas noticias relacionadas con nuestro equipo o nuestra Clínica, por favor, suscríbase a nuestro boletín.

Centro autorizado

Solicite cita previa

Contacte con nosotros